Consumo de drogas

Como el consumo de drogas no conoce fronteras internacionales, los cienciólogos están activos en las campañas antidroga de muchas naciones. Los niños, desde México hasta Nueva Zelanda, han aceptado la campaña de vigilantes antidroga adaptando el nombre de su grupo según su propia elección.

Los cienciólogos de Alemania, Francia, Suiza, Dinamarca, Bélgica, Holanda, Austria, Suecia, Noruega, Italia y el Reino Unido también conducen exitosas campañas populares de "Di no a las drogas y sí a la vida". En varios países se han distribuido, como servicio público, miles de folletos informativos sobre drogas como la marihuana, la heroína o el éxtasis.

Los cienciólogos de Italia consiguieron el apoyo del equipo de voleibol más famoso, el Philips, para su campaña "Di no a las drogas..." Grupos de voluntarios de la Iglesia y celebridades de Italia también conducen campañas para recoger y deshacerse higiénicamente de las jeringuillas desechadas en parques públicos por los drogadictos, que son un peligro potencialmente letal. Las autoridades de muchas ciudades apoyan este importante servicio público suministrando materiales para recoger y eliminar las jeringuillas

En Dinamarca, la asociación "Di no a las drogas y sí a la vida" ha informado a los miembros del parlamento, a las autoridades de la ciudad, jefes de policía y a otros líderes de la comunidad de los peligros del consumo de drogas, particularmente los riesgos de la metadona. Los cienciólogos daneses condenaron fuertemente este "chute" psiquiátrico contra la heroína con miles de firmas en la lista de honor de la campaña "Di no a las drogas y sí a la vida". Los cienciólogos de toda Dinamarca también han tomado la vanguardia en la creación de un ambiente escolar enteramente libre de drogas, en el que los estudiantes y profesores se comprometen a no permitir ninguna tolerancia hacia las drogas y a promover ampliamente a su escuela como un lugar libre de drogas.

En Alemania, que también se enfrenta a un problema de metadona de proporciones alarmantes, los cienciólogos de Hamburgo publicaron un folleto que describe lo peligroso que es la "terapia" de la metadona y distribuyeron más de 50.000 copias por toda la ciudad. Como consecuencia, y tras mucho retraso, se pusieron al descubierto a nivel nacional los abusos que ocurren en el tristemente famoso "parque de las jeringuillas" de Hamburgo.

Al igual que en otros sitios, los conciertos, concentraciones y distribuciones a gran escala de información antidroga movilizaron eficazmente a miles de ciudadanos alemanes que se comprometieron a llevar una vida sin drogas.

A lo largo de los años, diversos estudios han demostrado que existen algunos factores cuya presencia en la vida de una persona la hacen más propensa a involucrarse en conductas dañinas tales como el consumo de drogas, mientras su ausencia hace que exista una menor posibilidad de que la persona se inicie en este camino. Los elementos que favorecen el consumo han sido denominados factores de riesgo y aquellos que lo previenen reciben el nombre de factores protectores.

El reconocimiento de qué factores ponen a la persona en riesgo y cuáles la protegen de involucrarse en el consumo, permitirá que los padres de familia, los maestros, las autoridades y la comunidad en general sean capaces de definir estrategias de prevención efectivas que eviten la propagación de este trascendente problema.

¿Qué factores permiten que algunos niños y jóvenes sean capaces de sobrevivir a las adversidades que les presenta la vida y más que eso, logren ser adultos exitosos y saludables? ¿Cuáles son las características que hacen que algunos niños y jóvenes sean menos vulnerables que otros a desarrollar conductas tales o el consumo de drogas a pesar de vivir rodeados de problemas familiares, pobreza, violencia y un ambiente lleno de estrés?

Diversos estudios han encontrado que algunos niños son capaces de desarrollar habilidades y aptitudes que les permiten afrontar efectivamente el estrés que les rodea y evitar consecuencias negativas para ellos mismos y quienes les rodean. Así también, se llegó a establecer que en tanto la familia, la escuela y la comunidad sean capaces de alentar acciones efectivas de protección, es más probable que se tengan niños resistentes y fuertes que sean efectivos en desarrollar sus aptitudes y generar cambios positivos en su entorno.

Los niños y jóvenes que son resistentes al consumo de drogas tienen algunas características en común, algunas de las cuales se señalan a continuación:

  • Establecen relaciones saludables con sus amistades.

  • Tienen una visión de la vida orientada a metas y disfrutan sus progresos.

  • Creen con firmeza que su propio esfuerzo e iniciativa traerán el éxito.

  • Establecen metas realistas y tienen una firme orientación hacia el éxito.

  • Viven pensando en el presente y el futuro y no en el pasado.

  • Reconocen sus habilidades y limitaciones pero se sienten competentes.

  • Tienen la convicción de que son capaces de influir en su ambiente y no se perciben indefensos ante un medio a veces hostil.

  • Ejercen dominio sobre su propia conducta, son capaces de controlar sus impulsos.

  • Son críticos y reflexivos: son capaces de aprender de sus experiencias.

  • Son flexibles y son capaces de encontrar alternativas novedosas cuando enfrentan un problema..

  • Pueden mantener el sentido del humor y disfrutan a plenitud aún las menores satisfacciones.

  • Saben cuándo y a quién pedir ayuda cuando la necesitan.

  • Son capaces de ejercer el liderazgo y también ser subordinados.

  • Pueden expresar sus sentimientos con libertad pero saben distinguir ante quienes lo hacen.

  • Tienen un grupo de apoyo con el cual comparte intereses y responsabilidades.

Se podrá decir que todos somos humanos y que ninguna persona es capaz de tener en sí todas estas "virtudes", y es muy probable que esto sea cierto. Sin embargo, si en nuestras familias y en nuestras relaciones buscamos alentar este modo de ver la vida, ya estamos avanzando hacia ser mejores y las condiciones del entorno se convierten en barreras superables como consecuencia del propio esfuerzo.

Es responsabilidad de los adultos ser modelos saludables para los de menor edad, una buena manera de generar salud en nuestras familias es convertirnos nosotros mismos en focos de salud: el estar informados y el esforzarnos por ser efectivos en cualquier campo en el que nos desenvolvamos es un buen comienzo pues los niños y jóvenes en gran parte son un reflejo de lo que somos como adultos.

Frente a esto: ¿cómo son los padres que alientan los factores protectores y combaten los factores de riesgo? Los estudios muestran que estos padres:

  • · Desarrollan una relación emocional muy fuerte con los niños.

  • · Valoran y alientan la educación y la cultura.

  • · Desarrollan estrategias para enfrentar las situaciones estresantes.

  • · Dedican tiempo a sus hijos y buscan protegerlos en todo momento.

  • · Son cálidos y consistentes con sus hijos, en vez de ser autoritarios o permisivos.

  • · Tienen expectativas claras para sus hijos.

  • · Comparten las tareas y responsabilidades en la familia.

Y ¿cuál es el papel de la escuela al afrontar el problema del consumo de drogas? La escuela cumple un rol fundamental en tanto:

  • · Fomenta altas expectativas en los alumnos.

  • · Alienta el establecimiento de metas realistas y apoya su cumplimiento.

  • · Promueve que el personal cumpla el rol de cuidadores y no de guardianes.

  • · Favorece los valores sociales: el altruismo, la solidaridad y la cooperación.

  • · Ofrece oportunidades para el liderazgo positivo.

  • · Permite que los alumnos aprendan a tomar decisiones racionales.

  • · Apoya la participación activa del alumnado.

  • · Capacita a los maestros para que sean modelos efectivos frente a sus alumnos.

  • · Involucra a los padres en las actividades que se realizan.

  • · Ofrece actividades alternativas donde las drogas jamás están presentes.

  • · Alienta las expresiones individuales de sus miembros.

La comunidad también puede favorecer la prevención cuando:

  • · Tiene normas y políticas claras que desalientan el uso de drogas entre la juventud.

  • · Busca mejorar las condiciones de vida de sus integrantes sobre la base de la solidaridad y cooperación.

  • · Apoya la existencia de organizaciones comunales que sirven como redes de apoyo social.

  • · Involucra a niños, jóvenes, adultos y ancianos en las acciones comunitarias, cada cual en la medida de sus posibilidades.

  • · Favorece la participación comunal de forma democrática.

  • · Es transparente en las gestiones que se realizan.

Las señaladas son solo algunas de las condiciones que favorecen que el problema del consumo de drogas ceda espacio en el panorama de nuestro país. El Centro de Información y Educación para la Prevención del Abuso de Drogas (CEDRO) a través de sus programas y actividades busca generar conciencia pública respecto a este problema y tiene como meta el que las familias, las escuelas y las comunidades asuman un rol cada vez más activo en la prevención del consumo de drogas y en el logro de su propio desarrollo.
 

Colaboración CL Gonzalo Retamal Moya