Adenoides o Vegetaciones

Mantenimiento: Dr. Francisco González García

Especialista en Otorrinolaringología

·         ¿Qué son las adenoides o vegetaciones?

·         ¿Qué síntomas producen las adenoides demasiado grandes o la infección de las adenoides?

·         ¿Cual es el tratamiento de los problemas con las adenoides?

·         ¿En que consiste la operación de las adenoides?

·         ¿Cuales son los riesgos de la adenoidectomía?

·         ¿Qué cuidados debemos tener tras la operación de las adenoides?

¿Qué son las adenoides o vegetaciones?

Las adenoides son un acumulo de tejido linfático situado en la zona de transición entre la nariz y la garganta, no son visibles como las amígdalas con la inspección de la boca, porque quedan escondidas detrás del paladar. Esta situación de las adenoides, cuando son demasiado grandes, produce síntomas por la obstrucción del paso de aire a través de la nariz. La misión de las adenoides es servir de filtro de las bacterias y virus que entran a través de la nariz, produciendo anticuerpos frente a las infecciones. Su extirpación no produce disminución de las defensas en el niño. Cuando son operadas otros tejidos linfáticos del organismo suplen su función.

--------------------------------------------------------------------------------


¿Qué síntomas producen las adenoides demasiado grandes o la infección de las adenoides?

Tu hijo puede tener varios de los siguientes síntomas :

·         Dificultad para la respiración por la nariz, respira normalmente por la boca.

·         Habla como si la nariz estuviera obstruida.

·         Respira ruidosamente.

·         Ronca durante el sueño.

·         Puede tener pausas de apnea (para de respirar durante unos pocos segundos mientras duerme).

·         Catarros nasales, con moco permanentemente en la nariz.

·         Tos nocturna.

·         Otitis agudas con frecuencia.

--------------------------------------------------------------------------------

 

¿Cual es el tratamiento de los problemas con las adenoides?

El tratamiento inicial de las adenoiditis son los antibióticos. No obstante ocurre que estas infecciones suelen ser recurrentes, y las adenoides hipertrofias producen verdadera dificultad respiratoria, con pausas de apnea y problemas en el habla además de influir en la aparición de otitis. Tu otorrinolaringólogo indicará entonces la operación de las adenoides.

--------------------------------------------------------------------------------

¿En que consiste la operación de las adenoides?

La adenoidectomía u operación de las adenoides consiste en la extirpación de las adenoides mediante un legrado. Se suele realizar junto con la amigdalectomía. Antes de la intervención se realizará un estudio preoperatorio. Debes saber que:

·         Las ocho horas anteriores a la operación se debe permanecer en ayunas.

·         Tu hijo recibirá anestesia general, por lo tanto será operado en un quirófano, bajo la vigilancia de un anestesista y con la monitorización necesaria para controlar todas las constantes y minimizar los riesgos.

·         Tu hijo permanecerá dormido, bajo los efectos de la anestesia, alrededor de 15 minutos.

·         El cirujano extraerá las adenoides a través de la boca, mediante un legrado, sin realizar incisiones en la piel.

·         La extirpación de las adenoides no influye de forma negativa en las defensas del organismo. La función de las adenoides es suplida por otros tejidos del organismo.

·         En la mayoría de los casos el tiempo de estancia en el hospital es de 5-10 horas.

·         Al alta el otorrinolaringólogo prescribirá tratamiento antibiótico. Tratamiento para el dolor generalmente no es necesario.

--------------------------------------------------------------------------------

 

¿Cuales son los riesgos de la adenoidectomía?

La adenoidectomía es realizada con anestesia general y esto entraña un riesgo anestésico igual que cualquier otra operación. Afortunadamente gracias a las medidas de control y los nuevos fármacos anestésicos este riesgo es mínimo. Una complicación de la adenoidectomía es el sangrado, que es más infrecuente que en la amigdalectomía. Está complicación puede minimizarse siguiendo las recomendaciones de su otorrinolaringólogo para el postoperatorio. Cuando la hemorragia ocurre la mayoría de las veces es escasa y cesa espontáneamente. En ocasiones, sin embargo, es necesario el ingreso del niño en el hospital para el control bajo anestesia del punto sangrante.

 

--------------------------------------------------------------------------------

¿Qué cuidados debemos tener tras la operación de adenoides?

Tras la intervención de adenoides se forma en la zona de la operación una costra que no se debe desprender bruscamente para evitar el riesgo de sangrado. Es por ello conveniente el reposo relativo, evitando los ejercicios bruscos. Los dos primeros días posteriores a la intervención deberás seguir una dieta blanda fría. Hay medicamentos como la Aspirina que interfieren en la coagulación, ¡procure evitarlos!, antes y después de la intervención.

--------------------------------------------------------------------------------


ADVERTENCIA: Estas notas son puramente informativas y te ayudarán a conocer mejor el problema que tiene tu hijo y como se resuelve, no pretenden ser sustituto de la visita al médico. Es importante que ante cualquier problema acudas a la consulta de tu otorrinolaringólogo.

Información para los padres

Mantenimiento: Dr. Francisco González García

Especialista en Otorrinolaringología

http://www.arrakis.es/~%20fcoglez21/inform.htm  En esta dirección todos los temas de abajo.


Aquí recibirás información de los problemas otorrinolaringológicos que con mayor frecuencia afectan a los niños, y que son la causa de la mayoría de los procedimientos quirúrgicos realizados por la especialidad. Pretende ser una guía exclusivamente informativa, que despeje las dudas que tengas sobre lo que le ocurre a tu hijo y por qué va a ser sometido a una intervención quirúrgica. Te explicaremos en que consiste la intervención, los riesgos y los cuidados preoperatorios y postoperatorios.

Criterios que aquí se expongan pueden no ser compartidos por tu otorrinolaringólogo. Sin embargo es él quien conoce de cerca a tu hijo y quien te indicará que es lo mejor para el niño.

Amígdalas

Adenoides o vegetaciones

Infecciones de oídos

A mi hijo le duele la garganta

¿Mi hijo oye bien?

Deficiencia auditiva (no hay que esperar)



1. Amígdalas y Adenoides

Las amígdalas y adenoides , son masas de tejido similares la de los nódulos linfáticos o "ganglios" que se encuentran en el cuello, ingle o axilas. Las amígdalas son dos masas que se encuentran detrás de la garganta. Las adenoides están en la parte superior de la garganta detrás de la nariz y en el techo de la boca (velo del paladar) y no son visibles a través de la boca sin instrumentos especiales.
Las amígdalas y adenoides están cerca de la entrada de los pasajes de la respiración, donde pueden recibir los gérmenes provenientes del exterior que causan infecciones. Ellas "prueban" a las bacterias y los virus y pueden infectarse. Los científicos creen que funcionan como parte del sistema inmunológico del cuerpo filtrando los gérmenes que intentan invadir el cuerpo, y que ayudan a desarrollar anticuerpos para los gérmenes.
Esto ocurre primariamente durante los primeros años de vida, tornándose menos importantes cuando transcurren los años. Los niños cuyas amígdalas y adenoides debieron ser extraídas no sufren de pérdidas en su resistencia.

2. ¿Qué afecta a las amígdalas y adenoides?

Los problemas que más comúnmente afectan a las amígdalas y adenoides son las infecciones recurrentes (de garganta u oídos) y el crecimiento significativo u obstrucciones que causan problemas de respiración y deglución.
Abscesos alrededor de las amígdalas, amigdalitis crónicas, infecciones de las pequeñas cavidades dentro de las amígdalas que producen mal aliento, formaciones blanquecinas también pueden afectar a las amígdalas y adenoides, determinando que se inflamen y duelan. Los tumores son más raros, pero también pueden crecer en las amígdalas.

3. ¿Cuándo debo recurrir al doctor?

Debe visitar al doctor cuando usted o su niño sufran de los síntomas más comunes de amígdalas y adenoides infectadas o que han crecido demasiado.

4. ¿Qué debo esperar del examen?

Su médico le preguntará acerca de problemas en el oído, la nariz y la garganta y examinará su cabeza y cuello. Utilizará un pequeño espejo o un instrumento flexible con luz para observar estas áreas.
Los cultivos para estreptococos son importantes para diagnosticar ciertas infecciones en la garganta, especialmente gargantas "estreptococcicas".
Los rayos X son útiles a veces para establecer el tamaño y forma de las adenoides. Los exámenes de sangre pueden determinar problemas como Mononucleosis o afecciones de otra área del organismo.

5. ¿Cómo se tratan las enfermedades de amígdalas y adenoides?

Las infecciones bacterianas de las amígdalas, especialmente aquellas causadas por estreptococos, son tratadas primero con antibióticos. A veces, se recomienda la extracción de las amígdalas o adenoides.
Las dos principales razones para remover las amígdalas y/o adenoides son (1) infecciones recurrentes a pesar de la terapia con antibióticos y (2) dificultad para respirar debido al crecimiento de las amígdalas o adenoides.
Las obstrucciones de la respiración producen ronquidos y perturbaciones en el sueño que se traducen en somnolencia durante el día en adultos y problemas de comportamiento en niños (hiperactividad, etc.). Además la respiración crónica a través de la boca debido al agrandamiento de las amígdalas y adenoides causa malformaciones de la cara y una alineación inadecuada de los dientes.
Las infecciones crónicas pueden afectar otras áreas como las Trompas de Eustaquio - el pasaje de aire entre la parte de atrás de la nariz y el interior del oído. Esto puede llevar a frecuentes infecciones del oído y pérdidas de la audición.
Estudios recientes indican que la Adenoidectomía es un tratamiento beneficioso para algunos niños con dolor de oídos crónico acompañado por acumulación de líquidos en el oído medio (otitis media con efusión).
La posibilidad de padecer cáncer o un tumor puede ser otra razón para extraer las amígdalas y adenoides en los adultos.
En algunos pacientes, especialmente aquellos con Mononucleosis infecciosa, un agrandamiento severo puede obstruir los pasajes aéreos. Para esos pacientes, los tratamientos con esteroides (cortisona, por ejemplo) pueden estar indicados.

6. La amigdalitis y sus síntomas

La amigdalitis es una infección de una o de las dos amígdalas. Otros signos o síntomas son:

·         Amígdalas más rojizas que de costumbre.

·         Una cubierta roja o blanca en las amígdalas.

·         Un ligero cambio de voz debido a la inflamación.

·         Dolor de garganta.

·         Dificultad o dolor al tragar.

·         Nódulos linfáticos (ganglios) inflamados en el cuello.

·         Fiebre.

·         Mal aliento.

7. Adenoides agrandadas y sus síntomas

Si sus amígdalas o las de su hijo están agrandadas, puede resultarle dificultoso respirar por la nariz. Otros signos de crecimiento constante son:

·         Respiración a través de la boca en vez de a través de la nariz la mayor parte del tiempo.

·         Sonidos nasales "bloqueados" cuando la persona habla.

·         Respiración ruidosa durante el día.

·         Infecciones recurrentes del oído.

·         Ronquidos durante la noche.

·         La respiración se detiene por unos segundos en la noche mientras se ronca o se respira fuerte (apnea nocturna).


 
8. Cirugía

8.1. Su hijo
Hable con su hijo acerca de sus sentimientos, tranquilícelo y apóyelo durante el proceso. Enfatice la idea de que el procedimiento lo hará más sano. Esté con su hijo el mayor tiempo posible antes y después de la cirugía. Dígale que tendrá dolor de garganta después de la cirugía. Explíquele a su hijo que la operación no extrae ninguna parte importante de su cuerpo, que no se verá diferente en el futuro. Si su hijo tiene un amigo que ha sido operado, puede resultar útil que hable de eso con su amigo.
8.2. Niños y adultos
Al menos dos semanas antes de cualquier cirugía el paciente debe evitar las aspirinas o cualquier medicamento que las contenga.
El cirujano debe ser informado si: el paciente o su familia han tenido algún problema con anestesia, si el paciente está tomando alguna medicación, si tiene anemia, problemas sanguíneos, está embarazada, tiene inconvenientes con las transfusiones de sangre o algún otro dato que considere importante.
Probablemente se le requerirá un examen de sangre antes de la cirugía.
Generalmente, no puede ingerir nada por la boca (chicles, enjuagues bucales, pastillas para la garganta, pasta dental, agua) 8 horas antes de la operación. Cualquier cosa en el estómago puede ser vomitada cuando se aplica la anestesia, y esto puede ser peligroso.
Probablemente cuando el paciente llega al hospital o centro quirúrgico, el anestesiólogo o el staff de enfermeras se reunirán con el paciente y su familia para revisar sus antecedentes . El paciente será llevado a la sala de operaciones y anestesiado, si es un niño a veces en compañía de alguno de sus padres. Usualmente se proporcionan fluidos intravenosos durante y después de la operación.
Después de la operación, el paciente será llevado a su habitación donde permanecerá hasta que se recupere y sea dado de alta.
Cada paciente es especial, y por lo tanto el tiempo de recuperación varía de un individuo a otro: algunos son dados de alta entre las dos y diez horas, otros deben permanecer en el hospital durante la noche y unos pocos selectos casos necesitan cuidados especiales.
Su especialista en Otorrinolaringología le informará sobre los cuidados pre y postoperatorios y contestará cualquier pregunta que tenga.
8.3. Después de la cirugía
Pueden surgir varios síntomas postoperatorios que incluyen problemas para tragar, vómitos, fiebre, dolor de garganta, y dolor de oídos. Ocasionalmente se producen sangrados después de la cirugía, si esto ocurre, su cirujano debe ser informado inmediatamente.
Cualquier duda o consulta debe ser charlada abiertamente con su médico, quien está ahí para ayudarlo.

AMIGDALAS Y ADENOIDES

Este texto corresponde a un folleto para pacientes preparado por la American Academy Of Otolaryngology - Head and Neck Surgery.

Traducido por el Dr. Raúl Pitashny, Miembro del Comité de Otorrinolaringología Internacional de esa Academia.

Presentado por el Instituto de Otorrinolaringología de Santa Fe.

En Estados Unidos se realizan alrededor de 400.000 amigdalectomías y adenoidectomías por año. Es la segunda intervención quirúrgica más frecuente realizada en niños, y no es inusual que un adulto requiera una amigdalectomía. A pesar de que no se la indica actualmente en forma tan frecuente como antes de la era antibiótica, es todavía una operación valiosa que mejora la salud de muchos chicos y adultos.

Estudios recientes indican que la adenoidectomía puede ser un tratamiento benéfico para algunos niños pequeños afectados por otitis media crónica con efusión (fluido en el oído medio)

¿PARA QUE NOS SIRVEN LAS AMÍGDALAS Y LA ADENOIDES?

Las amígdalas y la adenoides están compuestas por un tejido similar al que se encuentra en los ganglios linfáticos del cuello, de la pelvis y otros lugares del cuerpo. Son parte de un "anillo linfático " que rodea la parte posterior de la garganta. La adenoides está ubicada en la parte alta de la garganta detrás de la nariz y el paladar blando (techo de la boca) y, a diferencia de las amígdalas, no es visible a través de la boca sin instrumentos especiales. Las amígdalas son dos masas de tejido en cada lado de la parte posterior de la garganta.

Las amígdalas y la adenoides están estratégicamente ubicadas a la entrada de la vía aérea donde pueden atrapar infecciones entrantes. Toman "muestras" de las bacterias y virus y se pueden infectar ellas mismas. Se cree que ayudan a formar anticuerpos contra esos "gérmenes" como parte del sistema inmunológico para resistir y enfrentar futuras infecciones.

Esta función se realiza en los primeros años de la vida; pero es menos importante a medida que el niño crece. En efecto, no hay evidencias de que las amígdalas o la adenoides sean importantes después de los 3 años. Un reciente e importante estudio con seguimiento y test de laboratorio, demuestra que los niños operados de sus amígdalas y adenoides de ninguna manera sufren disminución en su futura inmunidad.

Según un mito popular las amígdalas y adenoides filtrarían las bacterias cuando respiramos o tragamos, como lo hace un colador de la cocina. !!!Esto no es verdad! Cualquier colador que pudiera filtrar bacterias microscópicas impediría el pasaje de cualquier partícula alimenticia por lo que sería imposible comer.

¿CÓMO ESTUDIAN LOS MÉDICOS LAS AMIGDALAS Y ADENOIDES?

El método de investigación incluye:

1 - Historia clínica.

2 - Examen físico

3 - Cultivo bacteriológico

4 - Rayos (x)

5 - Análisis de sangre

6 - Posibles estudios adicionales.

Su médico le hará una historia acerca de los problemas de la nariz, la garganta y los oídos y realizará un examen de la cabeza y el cuello.

El examen requerirá el uso de diversos instrumentos con luz. El examen físico también determinará la presencia de ganglios aumentados de tamaño.

Es importante para diagnosticar ciertas infecciones realizar "cultivos" especialmente en el caso de estreptococos. En qué casos se deberá realizar un cultivo dependerá del criterio de su médico y de la apariencia de la garganta. Se pueden hacer cultivos para otras bacterias y aún virus; pero estas raramente son necesarias.

Las radiografías son útiles para determinar el tamaño y forma de la adenoides Estas radiografías no son peligrosas.

¿QUE ENFERMEDADES AFECTAN LAS AMIGDALAS Y LA ADENOIDES?

Los problemas más comunes que afectan las amígdalas y la adenoides en los niños son infecciones recurrentes(causan dolor de garganta) y la hipertrofia significativa (problemas con la respiración y la deglución). También hay infecciones recurrentes en los adultos. Asimismo abscesos periamigdalinos, amigdalitis crónica, e infecciones en pequeñas cavidades (criptas) dentro de las amígdalas, que acumulan material de aspecto cremoso y maloliente. Aunque muy poco frecuentes puede haber tumores en las amígdalas.

¿CUÁNDO DEBERIA CONSULTAR A MI MÉDICO?

Usted debería ver a su doctor cuando usted o sus niños sufren los síntomas comunes de amígdalas infectadas o aumentadas de tamaño:

Dolores recurrentes de garganta, fiebre, escalofríos, mal aliento, congestión nasal o drenaje post-nasal u obstrucción, infecciones recurrentes del oído, respiración bucal, ronquido, y alteraciones del sueño.

¿CÓMO SE TRATAN LAS ENFERMEDADES DE LAS AMÍGDALAS O ADENOIDES?

Las infecciones bacterianas, especialmente las causadas por estreptococos se tratan inicialmente con antibióticos

La extirpación de las amígdalas y/o adenoides puede ser recomendable para algunos niños y adultos. Las dos principales razones para la intervención son:

·         1 - Infecciones recurrentes a pesar de la antibiotico-terapia

·         2 - Dificultad para respirar debido a la hipertrofia de las amígdalas y/o adenoides. La obstrucción respiratoria produce ronquido y alteraciones en las pautas del sueño que producen somnolencia durante el día en los adultos, y problemas de conducta en el niño. Algunos ortodoncistas creen que la respiración bucal crónica por la hipertrofia produce alteraciones en la cara y mal posición de los dientes. La infección crónica puede también afectar estructuras vecinas, como la Trompa de Eustaquio - el pasaje entre la parte posterior de la nariz y el oído. Esto puede llevar a infecciones frecuentes o crónicas del oído con dolor y pérdida auditiva.

En los adultos, la posibilidad de tumor puede ser otra razón para remover las amígdalas y adenoides.

En algunos pacientes, especialmente aquellos con mononucleosis infecciosa, el agrandamiento puede llegar a tal punto que obstruye la vía aérea. Para ellos, el tratamiento con corticoides puede ser útil.

¿CÓMO DEBERÁ PREPARARSE EL PACIENTE PARA LA CIRUGÍA?

Si su médico ha determinado que una amigdalectomía y/o adenoidectomía es necesaria, Ud. Deberá prepararse para la cirugía.

Los padres deberían conversar abierta y francamente con sus hijos acerca de los sentimientos de éste con relación a la cirugía, darle confianza y apoyarlo durante todo el proceso. Alentarlo para que entienda que lo que el doctor le hará será benéfico para su salud. Trate de estar junto a su niño el mayor tiempo posible antes y después de la cirugía. Los chicos deberían estar enterados que tendrán unas molestias en la garganta después de la operación; pero que duraran unos pocos días. También se les debe asegurar que la operación no remueve partes importantes del cuerpo, y que no se verán distintos. Si tienen un amigo que ha sido intervenido, puede ser útil para su hijo hablar con él.

Si se va a operar de amígdalas y adenoides es necesario que el paciente evite tomar aspirinas o medicamentos que la contengan, por lo menos las dos últimas semanas antes de la cirugía. Además, si esta tomando otra medicación el Médico debe estar enterado. El cirujano debe ser informado sobre cualquier problema que el paciente o un familiar tengan con la anestesia. Si tiene trastornos hemorrágicos, está embarazada, tiene problemas con la transfusión de sangre, o si ha utilizado recientemente corticoides, también tiene que saberlo.

Generalmente, el día antes de la cirugía después de la medianoche, no se debe ingerir nada por boca. Esta restricción incluye goma de mascar, gárgaras, pasta de dientes, y agua. Si la restricción no se cumple la operación podría ser suspendida debido a que cualquier cosa en el estómago puede ser causa de vómito al comienzo de la anestesia y esto es peligroso.

Previos a la cirugía se requieren usualmente algunos estudios de laboratorio, cardiológicos y otros de acuerdo al criterio del Médico. Cuando el paciente se interna el anestesiólogo lo visitará para repasar su historia clínica. Luego será llevado al área quirúrgica donde se iniciará la anestesia. Después de la cirugía pasará a la sala de recuperación. Allí será observado hasta que esté adecuadamente recuperado y dado de alta con seguridad. Muchos pacientes pueden irse después de algunas horas. Otros deben quedarse hasta el día siguiente. En casos muy especiales puede ser conveniente permanecer en terapia intensiva. NO hay un período de observación fijo que sea seguro para todos los pacientes.

Su Médico le proveerá todos los detalles sobre el pre- y el postoperatorio y contestará todas sus preguntas

¿QUÉ PUEDE OCURRIR DESPUÉS DE LA CIRUGÍA?

Hay varias molestias que pueden aparecer. Dificultades para tragar, vómitos, fiebre, dolor de garganta, y dolor de oído. No son infrecuentes y todas pueden aparecer. Ocasionalmente, puede presentarse sangrado postoperatorio. En ese caso, su Médico debe ser informado inmediatamente

¿QUÉ ES OTOLARINGOLOGÍA - CIRUGÍA DE CABEZA Y CUELLO?

Es una especialidad que se ocupa del tratamiento médico y quirúrgico de los oídos, la nariz, la garganta, y las estructuras relacionadas con la cabeza y el cuello. La especialidad comprende la cirugía reparadora y cosmética facial, la cirugía de los tumores benignos y malignos de la cabeza y el cuello, el manejo de los pacientes con pérdida de la audición y el equilibrio, el examen endoscópico de la vía aérea y digestiva y el tratamiento de desordenes alérgicos, sinusales, laringeos, tiroideos y esofágicos.

Para calificar para el examen de certificación del AMERICAN BOARD OF OTOLARYNGOLOGY, un médico debe completar 5 o más años de entrenamiento en la especialidad.

Cirugía de Adenoides (Adenoidectomía.  Introducción
Las amígdalas son importantes órganos linfáticos que conforman el denominado anillo linfático de Waldeyer, el cual posee funciones inmunológicas al producir inmunoglobulinas como mecanismo de defensa ante la agresión de agentes extraños. Este anillo linfático se encuentra conformado por las amígdalas faríngeas o adenoides, ubicadas en la parte superior de la faringe; amígdalas palatinas, localizadas en la parte posterior de la boca; y las amígdalas linguales, ubicadas de la base de la lengua.

Las adenoides aumentadas de tamaño predisponen al desarrollo de sinusitis, otitis media, secreción nasal y apnea obstructiva del sueño.
    
En los primeros años de vida son las adenoides las que aumentan de tamaño ante un proceso infeccioso, atenuando su actividad hacia los 4 o 5 años de edad, a partir del cual comienzan a predominar las amígdalas palatinas. En la pubertad prácticamente ha desaparecido la actividad de las adenoides, siendo muy escasa su participación en la adultez.

El aumento progresivo de tamaño que se va sucediendo en las adenoides con el correr del tiempo en respuesta a las frecuentes agresiones que llegan a través de las vías respiratorias, es un fenómeno compensador que debe ser respetado en sus inicios. El problema surge cuando comienzan a aparecer trastornos funcionales y mecánicos que ocasionan inconvenientes en el normal desarrollo de las actividades de cotidianas del niño.

Complicaciones
Al encontrarse ubicadas en la parte superior de la faringe, las adenoides aumentadas de tamaño pueden producir una serie de complicaciones, algunas de ellas con serias consecuencias.

Su extirpación está indicada cuando aparecen trastornos funcionales y mecánicos que puedan ocasionar serias consecuencias en estos niños.
    
Normalmente el oído medio se encuentra comunicado con la faringe a través de un conducto denominado trompa de Eustaquio y cuya función es la de equilibrar las presiones entre el oído medio y el medio ambiente. Esto lo realiza permitiendo la salida o la entrada del aire de la faringe hacia el oído hasta equiparar las presiones. La apertura de la trompa se lleva a cavo cuando deglutimos o bostezamos, estimulados por diferencias en las presiones. Cuando las adenoides están aumentadas de tamaño obstruyen las trompas de Eustaquio alterando su funcionamiento normal y favoreciendo el desarrollo o la prolongación de infecciones en los oídos.

También pueden dificultar la respiración al obstruir el pasaje de aire desde las fosas nasales hacia el resto de las vías aéreas, lo que obliga a respirar por la boca, favorece el desarrollo de sinusitis y de apnea obstructiva durante el sueño y de secreción nasal purulenta.

Cuándo extirparlas
No es necesario realizar la extirpación de las adenoides en todos los niños con aumento de su tamaño, sino que existen indicaciones precisas para realizarla.
En las otitis medias, agudas o crónicas, si bien no existe un criterio unánime para realizarla, puede hacerse cuando los episodios son a repetición y los síntomas son importantes.

En la obstrucción nasal la adenoidectomía se llevará a cavo dependiendo de la magnitud de la obstrucción respiratoria y de la edad del niño, por que, como mencionamos anteriormente, en la pubertad las adenoides comienzan a involucionar.

También puede ser realizada en las infecciones nasales crónicas o en las sinusitis a repetición o que se prolongan en el tiempo, no habiendo remitido con el tratamiento antibiótico adecuado, facilitándose de esta manera la curación del cuadro.

INFORMACION PARA LOS PACIENTES

·         Zumbido
·         Otitis Media
·         Ronquido
·         Amigdalectomía-Adenoidectomía
·         Hemorragias Nasales
·         Colesteatoma
·         ¿Es normal la audicion de mi bebé?
·         Implante Coclear
·         Timpano Perforado
·         Antihistamínicos
·         Otitis de Pileta
·         Tapón de Cera
·         Dolor de Garganta
·         Comprando un Audífono
·         Laser de Diodo
·         Cáncer de la Cabeza y Cuello
·         Alergias
·         Enfermedad de Meniére
·         También los niños fuman pasivamente
·         Oídos, Altitud y Viajes en Avión
·         Sinusitis
·         Parálisis Facial
·         Cuerpos extraños en vías Respiratorias
·         Herpes, Fuego en los Labios
·         Ruido, oídos y protección auditiva
·         Dolor de oídos que no lo es
·         Alteracionde del Gusto y del Olfato
·         Trastornos en la Deglución
·         Goteo Nasal
Clicar todos estos Subtítulos en: http://www.icop.com.ar/iorlsf/informa.html

Colaboración Cl Gonzalo Retamal Moya