ARGENTINA

La Argentina, es mi país, un territorio y un alma,

es el pan que se endurece, y es el vino que derrama.

Es mi hogar, mi desatino, mi sueño, mi hoguera,

el rincón de mis muertos y el collar que a veces me aferra.

 

La Argentina, es lo que siento cuando el mundo me enajena.

Es el corazón abierto, y las puertas que se cierran.

Es un trigal deslumbrante, y una pena que me ahoga,

Es el fruto de la huída, y el encuentro entre las sombras.

 

La Argentina, es la distancia y el silencio y la rutina.

Son las manos que te aprietan, y el pesar que te domina.

Es el ayer que retorna, el mañana venturoso, la ilusión

de un gran país, ese fantasma que nunca llega.

 

La Argentina es el ombú, el jacarandá,

y la selva, y tantas cosas más.

Es el miedo y el placer, la cárcel y la paloma.

Es una historia agridulce, el verso de siempre y el desamparo

de sus héroes tan de carne, y sus estatuas tan de mármol.

 

Me duele tu pena, y me emociona tu risa Argentina.

Me apaga tu fuego, y me enciende tu calma.

Te quiero tanto país, te añoro, me desesperas.

Quiero abrazarte, y no puedo, acusarte y no debo.

 

Quiero perderme entre tu gente, y cantarte con alegría.

Amanecer con tu sol, y dormirme entre tus brazos.

Pero, a veces no estás, a veces me olvidas.

Y escondes tu cara de alondra entre los pliegues del día.

 

Te pido tanto, Te quiero tanto, Te necesito tanto.

 Bendito Sea Tu Nombre

Argentina

  

Autor:

Silvio Lerer