FOMENTEMOS UN VERDADERO COMPAÑERISMO

Por: José Luis Navarrete Gutiérrez

Club de Leones de Chihuahua, A. C.

México

 

"La amistad es una planta que crece con lentitud y tiene que aguantar sacudidas de la adversidad antes de merecer su nombre" 

ANONIMO

 

Es común que la palabra COMPAÑERO, la definamos y relacionemos con alguien a quien le damos poca importancia e inclusive en ocasiones la utilizamos de manera despectiva. De esto deducimos que cuando solemos decir del compañero, nos referimos al nivel más bajo de la relación interpersonal, y simplemente estaremos haciendo mención de un "conocido"

Es de suma importancia en la vida cotidiana el uso constante de la palabra COMPAÑERISMO, pues de ella emanan todos los pensamientos positivos, siendo el primer enlace para fomentar las grandes relaciones.

Es necesario analizar estos conceptos en la relación de trabajo cotidiano, en nuestro hogar con nuestra esposa e hijos y con los demás miembros de nuestra familia. En ésta ocasión muy especialmente con NUESTROS COMPAÑEROS EN EL LEONISMO, que nunca los deberemos tener en calidad de "conocidos"

Que importante y beneficioso seria, que este grupo de hombres de BIEN, reunidos con el fin primordial de realizar obras de SERVICIO a la comunidad, impulsados por esa hermosa Filosofía contenida en el LEONISMO, lográsemos no de palabra, no utópicamente, un VERDADERO COMPAÑERISMO, lleno de cordialidad, armonía, amistad y de otras muchas cualidades, que engrandecerían no sólo al LEONISMO, sino indudablemente a nuestra propia personalidad.

Tenemos que cambiar radicalmente nuestra "actitud" a la llegada de un nuevo COMPAÑERO, ya que generalmente se hace presente la indiferencia, el disimulo, el desinterés... En múltiples ocasiones se ha comentado sobre la responsabilidad de los padrinos del recién ingresado para que lo impulsen a integrarse a las diversas actividades del grupo, pero somos todos y cada uno de los miembros del Club los responsables de esa integración, de que exista un verdadero vínculo entre la FAMILIA LEONÍSTICA, para lograr en un futuro próximo, consolidar nuestros lazos de amistad.

No debemos olvidar que el trato y las relaciones entre nosotros sean siempre de respeto y cordialidad, para lograr un ambiente lleno de fraternidad, que sin ninguna dificultad nos lleve al éxito de todas nuestras actividades de SERVICIO. Tenemos que desechar definitivamente nuestras actitudes negativas, las cuales con una facilidad insospechada nos encaminan al fracaso.

Con una mentalidad de LIDER realicemos nuestra función de colaboradores en donde hagamos patente nuestro COMPAÑERISMO, poniendo en práctica nuestra cordura, nuestra honestidad, nuestra energía positiva, nuestra prudencia, nuestra lealtad, nuestra gratitud y desde luego nuestra madurez.

Todos aquellos elementos que empobrecen el COMPAÑERISMO, debemos evitar manifestarlos a como de lugar y si es posible desterrarlos de nuestra vida diaria, indudablemente esto permitirá fortalecer nuestra propia DIGNIDAD, ellos son el dolo, los chismes, las intrigas, el dominio de carácter, la imposición, la envidia, la soberbia... Podemos hacer una lista interminable, pero no tiene ningún sentido. Es indudable que esto nace de la inseguridad personal, así como de la inmadurez.

COMPAÑEROS Y AMIGOS:

Debemos hacer un esfuerzo para que la balanza se incline hacia el lado positivo, desafortunadamente los aspectos negativos siempre estarán presentes, pero debemos estar conscientes que dependerá del interés y la responsabilidad de cada uno de nosotros para que logremos fomentar un COMPAÑERISMO SÓLIDO, de ésta manera lograremos engrandecer en todos los aspectos a nuestro querido CLUB DE LEONES y estaremos correspondiendo al SEÑOR, con la frente en alto al llamado que nos hizo de AMARNOS LOS UNOS A LOS OTROS, y al mismo tiempo tendremos la oportunidad de darle las gracias infinitas, por permitirnos SERVIRLE a través de nuestros hermanos.