LA ETICA DE LOS HECHOS Y LOS SENTIMIENTOS

Por: PDG JOSE LUIS SOLARI
Asesor de Capacitación y Liderazgo

Distrito Múltiple - Uruguay

 

¿Qué es la ética?. La ética se interesa por las obligaciones morales, la responsabilidad y la justicia social. La palabra deriva de los términos griegos "ethikos" y "ethos" que significan uso o costumbre. Según Aristóteles, el término incluye la idea de carácter y disposición. Así, la ética refleja el carácter del individuo y, más contemporáneo quizás, el carácter de la organización, que es un grupo de individuos.

Hay muchas formas de definir la ética. Lo último que se ha dicho es que a través del estudio de la ética la persona entiende y se guía según lo que está bien o mal moralmente. Aun así, la controversia todavía persiste debido a las diferencias de valores y perspectivas. Lo que puede ser éticamente bueno para una persona, puede ser malo para otra. Debido a esto, la sociedad tiende a definir a la ética en términos de comportamiento. Por ej. Una persona es considerada ética cuando procede de acuerdo con renombrados principios morales basados en ideales tales como rectitud, justicia y verdad. Estos principios gobiernan la conducta tanto en los niveles organizacionales como individuales, y pueden estar basados en valores, cultura, religión e inclusive legislación o normas escritas.

Los estándares éticos, en consecuencia, pueden cambiar, o al menos ser influidos, por los cambios normativos o en los valores sociales. A partir del momento en que es posible que los estándares éticos cambien, alguien puede preguntar por qué la sociedad opera con ética. La respuesta no es simple. La ética es un elemento esencial de éxito en los niveles individuales y organizacionales.

En la sociedad, valoramos la libertar personal. Sin embargo, si, en ejercicio de nuestra libertad, comprometemos nuestra ética, dañamos a esa sociedad. De modo que la ética constituye el fundamento de la clase de persona que es y de la clase de organización que representamos.

La reputación de una organización es un factor primario de todas sus relaciones sociales y comunitarias, tanto formales como informales, publicidad, desarrollo de servicios comunitarios o cuestiones personales.

En las actuales realidades globales y domésticas, las prácticas de los integrantes de una organización afectarán la imagen de la institución. Por ello, es importante una reputación de renombrada conducta ética, si queremos actuar exitosamente en la comunidad.
La ética corporativa, organizacional, refleja no sólo el contenido de decisiones morales, (¿qué debería yo hacer?)  sino también el proceso de tomar decisiones, por ello esas decisiones deben estar comprometidas en tal grado,  que la ética y los beneficios no se excluyan mutuamente, ni en los principios ni en la práctica, ni en los hechos que producen, ni en los sentimientos que nos mueven y provocan en cada individuo y en toda la organización.


Diferentes formas de entender la ética.

Cuando se aplican reglas éticas a una actividad, hay muchas decisiones que tomar, empezando por las filosofías éticas. Estas filosofías básicas podemos identificarlas en: utilitarismo, derechos individuales y justicia.
El concepto de utilitarismo considera que la ética está mejor aplicada si se considera el bien mayor para el mayor número de personas.
Los derechos individuales se centran en la protección de derechos tales como el de estar informado y al debido proceso.
La justicia acentúa la equidad social y la oportunidad para todos de tener un significado y felicidad en la vida.
Los investigadores han llegado a la conclusión de que tales filosofías precisamente representan las estructuras éticas normativas de los individuos. De acuerdo con Fritzsche y Becker, la mayoría de los individuos se guían por alguna de ellas al tomar decisiones, siendo la filosofía utilitaria la dominante entre los dirigentes y líderes.


La ética en la organización.

Aún entendiendo las distintas filosofías éticas, queda la necesidad de llevarlas a la práctica. Para hacerlo, son utilizados comúnmente términos como estructuración corporativa, credos, códigos de ética, programas de entrenamiento ético, etc. Las prácticas organizacionales éticas se originan en las culturas corporativas. Así, en la implementación de la ética la cuestión es ¿qué enfoques estructurales alienta la toma de decisiones éticas?.
Si la meta es hacer una organización ética, sus dirigentes deben introducir componentes estructurales que aumenten la sensibilidad ética y apoyen las conductas éticas.


Código de ética y conducta.

El "Código de Etica" probablemente sea el signo más visible de la filosofía ética de una organización. Los primeros códigos de ética aparecieron alrededor del 1900 en respuesta a las reformas de fines del siglo XIX.

Estos códigos son herramientas usadas para unificar comportamientos a medida que las organizaciones se vuelven más grandes y dispersas geográficamente.

Los códigos de ética, en general cumplen con las características enunciadas a continuación:
Especificidad, Publicidad, Claridad, Brevedad, Practicidad, Revisabilidad y Ejecutabilidad.

Los programas de capacitación y entrenamiento ético, los Comités de Etica, la Auditoría Socio-organizacional y otros métodos son los que permiten llevar a la práctica la aplicación y el cuidado de las conductas éticas de los integrantes de una organización.
 
En resumen:  La persecución de un comportamiento ético en las organizaciones de servicio es un desafío complejo, multifacético con dimensiones situacionales significativas. Sin embargo, el rol de los dirigentes es crítico para crear, implementar y sustentar el comportamiento ético organizacional. La conducción efectiva de una conducta ética requiere que las organizaciones abracen a la ética, que esperan una conducta ética de todos sus integrantes y establezcan estructuras de ejecución e implementación. Todo esto, sin embargo, debe comenzar con un entendimiento básico del ABC de la ética organizacional, lo que incluye sus definiciones, sus filosofías, sus esquemas de implementación y sus sistemas de control. Los dirigentes deben comprender a la ética y los valores éticos para influir en los demás integrantes, el deseo de actuar de una manera ética.

Texto adaptado de un artículo de la Revista Gestión, Vol.1, Núm.1- Enero - Febrero 1996

Nuestro "Código de Etica" y los Principios del Leonismo, son la principal herramienta que tiene nuestro movimiento, en cuanto a la ética, su aplicación, su validez y vigencia permanente. Pero no sólo pasa por conocerlos, leerlos; es necesario cumplirlos y también encontrar los mecanismos propios de su acatamiento real por todos los integrantes, en todo momento, en todo lugar, en todo actuar, decir o interpretar.
La conducta humana es muy variable, muy errática en su comportamiento continuo, por ello nuestro movimiento debe defender continuamente, su gran valor filosófico, tan bien expresado desde nuestros primeros años de vida institucional, que no han requerido revisiones, pero que siempre necesitan publicidad, práctica y control continuo.