"TOMA DE DECISIONES GERENCIALES"

Por: C.L. Luis Miranda Flores
Club de Leones Cristo Rey
Bolivia


Iniciaremos esta presentación mencionando que la Gerencia "es el arte de que las cosas ocurran", se la define también como la disciplina académica "responsable del proceso económico y social organizado".

En Europa, se atribuye actualmente la prosperidad económica sobre todo a las realizaciones de sus Gerencias. Entretanto en los países productores de materias primas, se está apostando, el desarrollo exitoso de sus economías, a la actuación de Gerentes creativos y competitivos.

En términos técnicos, en una empresa, institución u organización, la Gerencia es responsable de la: Planificación, Organización, Dirección y Control. En cada una de estas funciones administrativas, el Gerente debe tomar "decisiones".


La toma de decisiones, es la capacidad de elegir un curso de acción entre varias alternativas. Ahora bien, la toma de decisiones como factor importante en la vida de los seres humanos, es tan antigua como la vida misma. Todos los seres vivos, aún los más simples se enfrentan a problemas de decisión. Conforme aumenta la complejidad del ser vivo, aumenta también la complejidad de sus decisiones y la forma en que se toman, pasando de una toma de decisiones guiada instintivamente a procesos de toma de decisiones guiados por el pensamiento racional.

Definitivamente, la buena toma de decisiones, en el ámbito individual, permite vivir mejor, nos otorga "algo" de control sobre nuestras vidas.
Desafortunadamente, muchas personas renuncian rápidamente a su libertad natural de tomar decisiones frente a cualquier culto a cambio de una vida de ilusiones. Entretanto, "la libertad es la soberanía de un individuo para decidir su vida sin presiones, ni condicionamientos, en exclusiva función
de su inteligencia y voluntad" (extraído del diálogo entre Don Quijote y Sancho Panza).

En la Gerencia, la toma de decisiones es una tarea desafiante. Comparar varios cursos de acción y finalmente seleccionar la acción que se va a realizar. La calidad de las decisiones tomadas marca la diferencia entre el éxito o el fracaso.
Cuando un Gerente se enfrenta a una decisión, además de conocer la situación que se presenta, debe tener la capacidad de usar información, reunir alternativas, incorporar orientación, capacidad de discernimiento, analizar y evaluar.

En el pasado los Gerentes exitosos, atribuían su desempeño a la "intuición, el buen olfato, el buen ojo para el negocio". Pasados los años, se atribuyó a la "intuición y a la experiencia". Hoy en día el Gerente exitoso atribuye su éxito al "sentido común, la experiencia y los conocimientos adquiridos en
su especialidad".


En efecto, se asume actualmente que esos son los insumos determinantes, para que un Gerente tome decisiones pertinentes , adecuadas, viables y efectivas.
El sentido común, que incluye la intuición, es la aptitud que permite actuar sobre la base del ingenio, la habilidad, la disposición de ejecutar algo con gracia y destreza, y sobre todo la capacidad de discernimiento.

La experiencia, es el conocimiento adquirido en el tiempo, por el uso, por la práctica y la empatía lograda con la praxis.

El conocimiento, es la profesionalidad, a inteligencia, el rigor académico, el manejo de información, el principio de autoridad que le asigna el conocimiento.

Sin embargo en el marco de las Ciencias Administrativas, se sigue estudiando a fin de encontrar el denominador común del éxito del buen Gerente. En virtud a ello, se están formulando algunas metodologías gerenciales para la toma de decisiones, entre ellas, una interesante se refriere aquella que incluye: la lógica, la racionalidad y el método.

Finalmente, queda claro que en el ejercicio Gerencial la toma de decisiones ya no es una determinación al azar, se debe aplicar una metodología que incluya la lógica y la racionalidad. De este modo, el resultado de la decisión será confiable y eficiente.