LA VOCACION DE SERVICIO

Por: C.L. Dr. Tito Leopoldo Rocchetti

Santa Fe - Argentina

 

Una acepción de la palabra Vocación es que con ella se expresa inclinación, afición, propensión, y en el caso de Servicio se quiere significar ayuda, favor, gracia o beneficio. La conjunción de ambos conceptos constituye una aptitud inherente al hombre y que pueden ser exteriorizadas o no, y solo en el primer caso esa Vocación de servicio implicaría la utilización de nuestra capacidad, esfuerzo e inteligencia para poner en evidencia esa propensión a ayudar a otros.


Quienes nos identificamos con el Leonismo nos distinguimos por nuestra vocación de servir a la comunidad porque nuestro lema es precisamente Nosotros Servimos, y voluntariamente practicamos esa aptitud o cualidad humana. Pero los Leones no constituimos una élite que pretende ser exclusiva sino un Movimiento abierto formado por hombres y mujeres que exteriorizan propósitos de servir con desinterés y que según esa vocación actuamos con sensibilidad social. Por eso es que consideramos a todo hombre y mujer que reúna esas calidades como Leones en potencia y nos preocupamos por interesarlos para que se sumen al Leonismo y trabajen con generosidad por el bien común.


Lo que se busca es reunir en su seno personas bondadosas y de espíritu amplio que consideren que servir a la comunidad debe ser un objetivo que está por encima de pasiones, banderías o cualquier otra característica individual distintiva no antagónica con esas calidades. En su caso serían matices que merecen ser respetados en pro de los objetivos leonísticos. No obstante lo expresado, los hombres y mujeres que integramos el Movimiento leonístico reunimos ciertas condiciones, como ser aceptar y practicar los preceptos del código de ética, el derecho y el respeto recíproco, cultivar la amistad, la comprensión y el compañerismo como forma natural de convivencia. Cumpliendo esa forma de pensar y actuar integran nuestro Movimiento personas de diferentes aptitudes, y por eso encontramos en sus filas múltiples facetas del accionar humano como ser profesionales, artesanos, industriales, comerciantes y las más variadas actividades que ellas pueden practicar.


Por todo lo que se ha dicho aquí y por otros aspectos que por razones de brevedad se omiten, debe comprenderse que el Leonismo no es ni pretende ser una asociación de privilegiados en ningún sentido sino que de acuerdo a lo que determina su organización institucional, lo que se busca son personas de elevada moral, con sensibilidad social y espíritu generoso que estén dispuestas a servir a sus semejantes con vocación y sin pedir nada por ello.