¿Cómo Innovar?

Por: C.L. Juan Manuel Jiménez
Club de Leones de Desamparados
Distrito D-4 - Costa Rica.

El Dr. Tae-Sup Lee señala que la innovación es el portal hacia nuestro futuro, ya que siempre que los Leones decidan hacer algo en pro de sus comunidades o clubes, tienen que ser creativos y, posiblemente, deben hacer las cosas como nunca se habían hecho antes.

Nos preguntamos entonces, ¿qué es innovar?. Si buscamos en un diccionario, encontraremos que innovar es introducir una novedad en una cosa, siendo novedad algo nuevo, recién hecho, o la mutación de las cosas que tienen o se creía que debían tener un estado fijo.

Partamos de esta definición para construir una forma de innovar, relacionada con la actividad leonística.

Primordial es establecer algunas bases respecto a la innovación:
1- La innovación no solo es crear una actividad o cosa totalmente nueva, sino también mejorar lo ya existente en aras de mejorar la eficiencia;
2- La innovación es producto de dos factores indispensables: estudio e ingenio;
3- Las llaves de la innovación son la creatividad, la efectividad y el dinamismo.

Sabemos que nuestros clubes deben mejorar su accionar, porque en el mundo moderno las actividades son más complejas, demandan mayores conocimientos y las necesidades en nuestras comunidades son cada vez mayores. Sabemos también que el hacer las cosas de una forma nueva, mejor y más efectiva (eficaz pero a la vez eficiente), es producto de la innovación. Pero, ¿sabemos cómo iniciar el proceso de innovar en nuestras actividades leonísticas?

Hemos dicho que las llaves de la innovación son la creatividad, la efectividad y el dinamismo. Entonces, para iniciar el proceso de innovación, debemos fomentar en nuestros clubes los tres factores mencionados.

 

Primero debemos reconocer que la creatividad es la aptitud para crear o inventar; siendo que crear es la acción de hacer nacer algo e inventar es la acción de hallar o descubrir, con ingenio y estudio, una cosa nueva o no conocida.


Segundo debemos saber que la efectividad es conjugar en uno tres aspectos: hacer las cosas de la mejor forma posible, en el menor tiempo posible y al menor costo posible. Finalmente, debemos aceptar que una vez iniciado el proceso innovativo, el proceso de cambio, el mismo debe ser dinámico y no debe suspenderse nunca.

Entonces, para innovar debemos:
A) inculcar en nuestros clubes el hábito de la creatividad, definiendo claramente:

 1) ¿Cuál es el objetivo final de nuestras actividades (común a todos los integrantes del club), para evitar la dispersión?.
 2) A qué pasos asignamos la mayor importancia desde el inicio, para no caer en la solución de lo urgente y perder el rumbo?;
 3) ¿Con qué recursos contamos, para seguir nuestro rumbo y lograr nuestro objetivos?.
 

y propiciando:
 4) el estudio profundo de las situaciones, para no caer en trivialidades o en errores innecesarios;
 5) el uso de las experiencias pasadas sin menoscabar la iniciativa proveniente del ingenio; para romper paradigmas;

B) promover en nuestros clubes la costumbre de la efectividad; reconociendo que la misma:
 1) se logra a partir del respeto entre las partes que tienen un objetivo común;
 2) nace de la confianza recíproca que existe entre los miembros del club;
 3) expone las habilidades propias de cada uno de los integrantes del club;
 4) busca que se abandonen las cuotas de poder, en aras del éxito del grupo;
 5) se basa en una clara comunicación entre todos los integrantes del club;

y propiciando:
 6) un ambiente adecuado para potencializar al máximo las capacidades de cada uno de los miembros del club y para sustentar el desarrollo y crecimiento del club;
 7) la detección continua del crecimiento individual y colectivo, para generar estabilidad y coincidencia en los pasos a seguir;
 8) el mutuo aprendizaje de las partes involucradas, a través de una adecuada documentación del desarrollo del club y sus proyectos.
 9) la sinergia entre los esfuerzos de todos los involucrados en las actividades del club, para brindar el máximo beneficio a la comunidad.

C) Generar un dinamismo continuo en nuestros clubes, entendiendo que:

 1) dinamismo es movimiento, no velocidad; para evitar caer en el vicio de correr sin sentido y cambiar sin razón;
 2) dinamismo es desarrollo, no estancamiento; para evitar el vicio de la estacionalidad y temor al cambio;
 3) dinamismo es acción, no pasión; para evitar el cansancio y el aburrimiento de quienes colaboran con nosotros;

y propiciando:

 4) la curiosidad hacia el cambio, buscando convertirlo en algo atractivo para los socios;
 5) el deseo del avance efectivo, generando continuos acercamientos hacia el objetivo final;
 6) el instinto de superación de los socios, de forma que antes de alcanzar los objetivos impuestos, desarrollen nuevos objetivos.